Caraballas

Nuestro modelo de cultivo basado en el máximo respeto al ecosistema y la sostenibilidad hacen de Finca Las Caraballas un entorno con personalidad única

Las Caraballas nace de la inquietud por desarrollar una actividad agrícola ecológica, basada en el respeto al medio ambiente, la mejora del ecosistema y en la obtención de productos de calidad. Bajo esta idea, se sustentan la filosofía y la forma de trabajar la finca:

Filosofía 100% responsable y sostenible. Carácter 100% Caraballas.

Ubicada en el corazón de la comarca de Tierra de Pinares, en el término de Medina del Campo, la finca queda delimitada por una gran masa forestal de pino resinero.

La riqueza y variedad de plantas que crecen bajo nuestras cepas ofrecen una variada composición de aromas y colores, todo un regalo para nuestros sentidos mientras recorremos el viñedo. Esta heterogeneidad de paisaje otorga a Las Caraballas un entorno único, con una riqueza y variedad de naturaleza y fauna excepcionales.

Conservar y cuidar el entorno que hemos heredado es la base del desarrollo sostenible, ya que será nuestra herencia para las futuras generaciones.

Finca Las Caraballas trabaja para demostrar que otra agricultura es posible, por ello, en plena era de la tecnología, en Las Caraballas recurrimos a una técnica medieval como control de plagas: la cetrería, el único sistema de dispersión ecológico, no contaminante, no masivo.

Además, colaboramos con el programa de control biológico de plagas de topillo gestionado por la ONG GREFA, así como también realizamos  campañas de colocación de nidales artificiales que favorezcan a poblaciones, hoy en declive, de cernícalo vulgar, lechuza común o búho chico.

En Caraballas pensamos que un buen vino es el reflejo de todos los pasos dados desde el momento de la plantación de las viñas hasta que el vino es degustado.

Fruto de todo ello, y gracias a la fermentación con levaduras autóctonas, nacen nuestros vinos, vinos con mucha personalidad y carácter. Vinos sinceros  que sorprenden por su nobleza y por ser un fiel reflejo de la tierra donde se producen y maduran.

Caraballas, huellas de un gran vino