Caraballas Entorno Cultivos

Entorno y viñedos de Caraballas

Perfecta armonía con el entorno.

Mediante productos de extracción natural y tras un riguroso seguimiento de los condicionantes climáticos, así como de los estados fenológicos del cultivo, se determinan los puntos críticos en los que se deben realizar los tratamientos con productos naturales ecológicos destinados al control de plagas y enfermedades. Un factor fundamental para la calidad de la uva es una maduración óptima y equilibrada, pues factores como la acidez, el pH, la concentración de azúcares y la madurez aromática resultan esenciales. Como no podía ser de otra manera, el control del rendimiento – mediante porta injertos de vigor medio-bajo y la aplicación de poda en verde – así como el manejo preciso de la vegetación para lograr un alto nivel de superficie foliar bien expuesta de más de 1 m2 por kg de uva, son determinantes para alcanzar el equilibrio y la optimización de la maduración.

El vino verdejo ecológico Finca Las Caraballas es un fiel reflejo de un modelo de cultivo que creemos es el único posible en perfecta armonía con el entorno.

Nuestro modelo de cultivo

Nuestro modelo de cultivo está basado en el máximo respeto al ecosistema y la sostenibilidad. Bajo esta filosofía de trabajo ningún detalle queda al azar.

El rasgo más destacado de nuestras 60 Ha de viñedo es el manejo del cultivo. Con una densidad de 3.700 cepas por Ha, el cultivo está plenamente orientado a la calidad de la uva. Las dimensiones de la espaldera permiten una adecuada altura de vegetación libre, en torno a 1,2 metros, lo que proporciona una gran superficie de exposición foliar, apropiada para alcanzar una maduración optima y equilibrada de la uva.

El estrés hídrico de la planta es controlado mediante el aporte de agua exclusivamente necesario en cada momento del desarrollo de la viña, mediante un moderno equipo de fertirrigación.

Se aportan aquellos elementos necesarios para hacer del suelo un medio vivo y ecológico. El suelo de la finca se somete a un manejo de carácter sostenible, mediante el uso de cubiertas vegetales y la aplicación mínima del laboreo necesario para la descompactación del suelo.