The Wand

Crean un sistema que elimina los efectos secundarios del vino

Crean una varita para remover el vino en la copa que filtra y elimina las histaminas y sulfitos del vino

Las histaminas, un compuesto derivado del amoníaco presente en el vino pero de origen natural (procedente de las uvas) es el responsable de uno de los efectos secundarios del vino tinto más habituales entre los consumidores.

Las histaminas son las responsables de la sensibilidad al vino tinto, pero también existen otros efectos secundarios que en menor medida se da entre los consumidores del vino como dolor de cabeza, las rosáceas en la piel, congestión nasal o problemas respiratorios. Todos estos efectos son atribuidos a las histaminas o a otros compuestos presentes en el vino, como el anhídrido sulfuroso, que pueden provocar este tipo de reacciones.

Sin embargo, dos científicos de Dallas, David y Derek Meadows, padre e hijo respectivamente, se han propuesto erradicar los efectos secundarios del vino a través de un novedoso sistema de purificación.

Su invento se denomina ‘The Wand’ (La varita) y consiste en una cucharita en cuyo extremo se encuentra un filtro que purifica el vino al eliminar las histaminas y los sulfitos del vino.

El sistema es muy simple, el consumidor introduce la varita en la copa de vino, la remueve y la deja reposar durante 3 minutos y posteriormente se retira. De este modo tan sencillo el filtro absorve las sustancias más nocivas y el vino queda purificado sin perder su sabor, según aseguran sus inventores.

La historia de este invento se remonta a la lucha personal de su inventor, David Meadows, que tuvo que renunciar al vino hace 10 años debido a los fuertes efectos secundarios que comenzó a sufrir.

Meadows, como científico, investigó y se dio cuenta que el alcohol no era responsable de estos problemas, sino ciertas sustancias presentes en el vino de forma natural (histaminas) o artificialmente añadidas por las bodegas (sulfitos).

De acuerdo con su investigación, que fue publicada en Internet, Meadows llegó a la conclusión que a partir de dos copas de vino aproximadamente, el 69% de los consumidores sufrirían dolores de cabeza, especialmente al día siguiente. También argumentó que el 43% experimenta resaca en mayor o menor medida y que el 29% sufren rosácea o algún tipo de coloración de la piel.

Por ello, Meadows y su hijo se propusieron resolver este proble y haciendo uso de sus conocimientos en ingeniería biomédica, desarrollaron The Wand.

Por ahora The Wand está disponible solo para el mercado norteamericano a un precio de 2 dólares (1,80 EUR) por unidad.